Press "Enter" to skip to content

Rifas Socialistas de comida

«Llegan noticias de la última modalidad del ingenioso rebusque en la Venezuela socialista del siglo XXI en la que la vida se juega y la comida se apuesta, eso sí en sucios y verde dólares americanos. » Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

Supe entonces, con humildad, con perplejidad …
que estábamos gobernados por el azar y
que en esa tormenta todos nos ahogaríamos,
y supe que sólo los más astutos …
iban a mantenerse a flote un poco más de tiempo.
Roberto Bolaño

Llegan noticias de la última modalidad del ingenioso rebusque en la Venezuela socialista del siglo XXI en la que la vida se juega y la comida se apuesta, eso sí en sucios y verde dólares americanos. Se trata de acopiar algunos kilos de la necesaria y cara comida para rifarlas entre amigos y allegados. Hay varias opciones, de acuerdo con la calidad y el costo de los productos ofertados, a saber:

  1. La visceral: incluye bofe, corazón, hígado, costillas, lagarto con hueso y riñones de res.
  2. El pollo pobre: ofrece alitas, pescuezo, menudillo y patas con uñas.
  3.  El pollo rico:  contiene pechuga, muslos, cuartos e higaditos.
  4. La ejecutiva:  brinda lomito, chuletón, punta trasera y solomo de cuerito.
  5. La de cerdo elemental: incluye hocico, orejas, hígado, patitas y rodilla.
  6. La de cerdo plus: contiene pernil, chuletas de lomo y de aguja, solomo y solomillo.
  7. La enchufada: es la más exclusiva, al mejor estilo revolucionario incluye pierna de cordero turco, caviar ruso de beluga, bife de chorizo, costillar de yak y lomito de alpaca.
  8. La pobretona: oferta sólo sardina, cabezas y espinazo de pescado, y atún en lata
  9. La marinera: a base de langosta, mero, atún rojo, langostinos, pulpos, calamares y parguitos.

El pueblo llano está inventa que inventa, a ver si rifa pinchos no muy saludables: perros, gatos, ratas y hormigas están asustados.

Se estudia -en vista de la pronta apertura de los vuelos internacionales-,  una rifa turista a fin de que los que se atrevan a visitar la Venezuela para sufrir puedan degustar cola de baba, morrocoy, lapa, lau- lau, morocoto y chiguire.

Los múltiples organismos de seguridad están en busca y persecución de los atrevidos e ingeniosos sorteadores, pero como bien afirmaba San Agustín:

La necesidad no conoce leyes.

por Enrique Viloria Vera