Press "Enter" to skip to content

El Socialismo del Siglo XXI: Utopía regresiva

Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

El pensamiento utópico presenta objetivos, rasgos, elementos e incluso, para algunos, símbolos propios y específicos. En lo concerniente a algunos de sus objetivos y características, es posible distinguir los siguientes, de acuerdo con diferentes enfoques y perspectivas:

  • Persigue una toma de conciencia de la divergencia que separa los dos sentidos de la palabra Progreso: a la vez camino que lleva hacia la ciudad justa y desarrollo del hombre por medio de las técnicas de la materia.
  • Propicia la certidumbre del reinado del hombre.
  • Acepta y defiende la igualdad de los seres humanos.
  • Promueve un mejor futuro para la sociedad.
  • Describe usualmente una ciudad, una isla, una república caracterizada por su perfección y absoluta justicia.
  • Crítica en forma de sátira o ridiculización al antiguo orden social.

En lo referente a los temas propios de la utopía podemos identificar los siguientes:

  • El acceso a la utopía es un viaje o un sueño.
  • La geografía de la utopía implica aislamiento, situaciones ambiguas o imprecisas.
  • La topografía de la utopía es siempre amurallada, subrayando el aislamiento, la insularidad.
  • La búsqueda permanente de la pureza, la honestidad, la transparencia.
  • El tiempo de la utopía es el pasado, la nostalgia de perdidas glorias.

En cuanto a los símbolos del pensamiento utópico, los investigadores y estudiosos del tema han identificado los siguientes:

  • El trabajo humano como factor de transformación de la sociedad.
  • La preeminencia de una visión agrarista, la valorización del trabajo rural, del campesino.
  • El ahorro, expresado en la necesidad de contar con graneros, despensas colectivas, silos o almacenes.
  • El comunismo o comunitarismo, la importancia de la comuna en relación con la propiedad de los bienes o de los factores o medios de producción, en especial la tierra.
  • El énfasis en la desigualdad entre los hombres.
  • La emergencia de una doctrina o ciencia oficial que se transforma en verdad absoluta, preconizada y defendida por príncipes y sabios.
  • La vestimenta de los correligionarios utópicos es similar, expresa identidad y diferencia a la vez.

Cualquier parecido con la utopía represiva: el Socialismo del siglo XXI no es mera coincidencia roja–rojita.

por Enrique Viloria Vera