Press "Enter" to skip to content

¡Vivan Los Rojos!

A R. G. A., guaro por antonomasia, quien en la Bolivariana Patria
es de los rojos pájaros y en el Imperio de las rojas medias.

EVV
El béisbol es para mí algo más que un juego, es una religión.
Bill Klem
Hay tres cosas en la vida que verdaderamente amo: Dios, mi familia y el béisbol.
El único problema es que una vez que comienza la temporada,
cambio el orden un poco.

Al Gallagher

«Mis mejores votos y unos cuantos rezos a la Divina Pastora para que los Cardenales de Lara ganen la Serie del Caribe..»

Yo soy venezolano de la pura capital cantaba Conny Méndez, yo también lo soy: caraqueño y para más señas josefino; mi familia paterna, por el contrario, era del Alto Escuque en Trujillo, sin embargo, dada la pobrecía imperante en el pueblo, emigró al estado Lara, a Carora y a Barquisimeto. En la capital larense están enterrados mi abuela paterna, tres tíos, una tía, y un primo, por ahora, es que -inexorablemente-, hay muerte porque hay vida. Por razones familiares y de trabajo fui muchas veces a Barquisimeto, a fin de disfrutar de la calidez de mi gente y la de los guaros que no tiene parangón ¡Ah Mundo!

Además, soy fanático del béisbol, del Caracas por supuesto, empero, si no clasifica voy a los Cardenales de Lara, y después a cualquiera, siempre que no gane el Magallanes y tampoco las águilas por la cordial rivalidad entre caraqueños y maracuchos, mote endilgado al pretender llamar a los de la capital caracuchos… Funcionó el bumerán.

Esta accidentada temporada, dada la lejanía del exilio y la inevitable renovación del roster, me enteré de la eliminación de los felinos y de la coronación del cardenal; desde Puerto Rico mi entrañable amigo Villafañe me informó, al minuto, de la victoria de los pájaros rojos en la primera ronda de la Serie del Caribe, prontamente felicité a la familia y a amigos de la capital musical de Venezuela, fanáticos incondicionales de su equipo emblema.

Mis mejores votos y unos cuantos rezos a la Divina Pastora para que los Cardenales de Lara ganen la Serie del Caribe, sería una buena paliza contra los desalmados rojos –que nos desgobiernan (ya nadie los apoya y aplaude como  fervorosamente lo hacemos con nuestros genuinos y legítimos rojos cardenales),-  quienes, indolentes, -desde sus blindados búnkeres-, conculcaron la descentralización, y con sádica saña machacan, estrangulan, ahogan, a la provincia venezolana, privándola de lo fundamental para una vida de calidad y de felicidad.

Cantado está el ponche del Socialismo del siglo XXI: los tres strikes de rigor sentenciados por el umpire –papita, maní y tostón-, no habrá dictadorzuelo de acá y acullá, zar, sultán o mandarín., lobby o listo enchufado que pueda este inapelable dictamen, el béisbol enseña que inexorablemente:

Es casi la única cosa ordenada en un mundo muy desordenado. Si tienes tres strikes, ni siquiera el mejor abogado puede sacarte de este lio. Bill Veeck

por Enrique Viloria Vera