Press "Enter" to skip to content

Agobiada por apagones y violencia paramilitar, Venezuela inicia semana de alta tensión

Gran parte de Venezuela se vio afectada por un nuevo apagón el 25 de marzo de 2019. Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor, FEDERICO PARRA AFP / Getty Images©

Los venezolanos iniciaron el lunes una semana de alta tensión, en medio de crecientes protestas por las interrupciones en el servicio eléctrico y las órdenes del régimen de Nicolás Maduro a grupos paramilitares de usar armas de fuego para dispersar a los manifestantes luego que éstos llegaran cerca del palacio de gobierno.

La jornada de violencia, en la que también se usaron gases lacrimógenos contra viviendas, dejó en la capital un saldo de al menos dos heridos, luego de que Maduro ordenara en cadena nacional a “las cuadrillas de paz” a mantener “la paz” en las calles.

La orden fue emitida el domingo, el mismo día que Maduro anunciara un drástico plan de racionamiento eléctrico, y horas después de que habitantes de los vecindarios cercanos al Palacio Miraflores —que protestaban por la carencia de agua, comida y electricidad— comenzaran a cerrar las principales calles de acceso a la sede del poder en Venezuela.

Las inmediaciones al palacio presidencial fueron consideradas por años como territorio chavista en la polarizada Caracas y el sector llevaba años sin registrar manifestaciones de protesta.

Video y mensajes de voz distribuidos a través de las redes sociales dejaron evidencia de múltiples detonaciones de armas de fuego en distintos puntos de la capital. Los disparos repetidos aterrorizaban a los vecinos que los grababan

Residentes que habían cerrado la importante Avenida Fuerzas Armadas, a dos cuadras de Miraflores, fueron reprimidos a tiros. Según versiones de la prensa local, dos personas resultaron heridas de bala durante la protesta.

Al sur de allí, en la zona conocida como el Valle, agentes de la Guardia Nacional enviaron vehículos blindados y lanzaron bombas lacrimógenas contra residentes de la zona que habían bloqueado con barricadas las vías.

Los guardias iban acompañados por integrantes de la Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), la temida unidad de represión que ha sido denunciada ante organismos multilaterales por verse involucrada en ejecuciones extrajudiciales.

La Guardia Nacional, las FAES y las bandas paramilitares conocidas en Venezuela como “colectivos”, fueron sido activados en medio del creciente descontento social de la población

La ONG Foro Penal denunció el lunes que los principales protagonistas de la violencia fueron, una vez más, civiles armados partidarios del chavismo, una descripción que apunta a los colectivos.

El domingo en la noche, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, dijo que civiles armados habían disparado contra manifestaciones en contra de Maduro y herido a dos personas en el centro de Caracas.

“Es un asesino. Aquí hay responsabilidad directa, y no es solamente algo que hizo ayer”, dijo Guaidó el lunes al mediodía a periodistas en referencia al gobernante chavista.

Los venezolanos, ya agobiados por una tasa de inflación de más de dos millones por ciento, ahora son golpeados por el colapso del servicio eléctrico, interrupciones en el suministro de agua y de comunicaciones

En una rara admisión sobre la gravedad del problema, Maduro anunció el domingo por la noche en cadena nacional el inicio de un plan de racionamiento eléctrico de al menos 30 días en todo el país.

“Estamos en una situación muy grave”, dijo Maduro, quien atribuyó nuevamente la crisis a un ataque electromagnético lanzado por Estados Unidos. “El golpe fue directamente al sistema de generación del Guri (…) el viernes a las 7:28 pm sufrimos un ataque brutal a las líneas de transmisión (…) elementos electromagnéticos y elementos de infiltración para dañar el sistema desde adentro”, agregó

Racionamiento de existencia”

Los venezolanos protestan cada vez con más énfasis contra el deterioro de su calidad de vida y las infrecuentes alocuciones de Maduro, que todavía no ha anunciado una solución concreta a la crisis. En lugar de apaciguar a la población, el resultado ha sido más protestas callejeras y críticas públicas. El diario humorístico El Chiguire Bipolar resumió la situación el lunes de este modo: “Maduro anuncia racionamiento de existencia”.

“Tengo que salir a la calle a buscar un tobo de agua para lograr bañar a mis hijas y hacer la comida, no es justo. Nicolás Maduro es una persona ignorante y lo que quiere es que estemos pasando trabajo”, dijo al canal de noticias web VPI este lunes una mujer que se identificó como Belkys Bozo.

“Y esta situación va para largo”, dijo sobre la falta de agua Luis Felipe Gómez, un joven camionero que vende “botellones” del preciado líquido en el este de Caracas. Luis cobra 5,000 bolivares($1.5 al tipo de cambio paralelo, el único disponible para la gran mayoría de la población)por cada botellón, más de una semana de trabajo a sueldo mínimo. Por la falta de efectivo, acepta transferencias bancarias, las cuales toman varios minutos en un país con telecomunicaciones caotizadas.

Los inescrupulosos aprovechan la crisis, otra característica de la actual situación venezolana. Anahiz, una trabajadora bancaria jubilada, confiesa que ha estado a punto de comprar todo un camión cisterna de agua para su casa de cuatro habitaciones en el este de Caracas. Le piden $100. Un conocido le dice que no pague más de $20, pero lo cierto es que una situación que alguna vez fue impensable (Venezuela tiene según la NASA algunos de los acuíferos más importantes del mundo) ya se ha convertido en conversación de todos los días.

El régimen aparentemente no tiene manera de solventar las interrupciones en el servicio, que han dejado intermitentemente a más de un 90 por ciento del país sin electricidad. Eso ha impactado otros servicios como el suministro de agua, la telefonía celular y el acceso a la internet, además del grueso de las actividades comerciales en la calle, que dependen en alta medida de las operaciones electrónicas en la economía hiperinflacionaria de Venezuela.

Es inevitable que se produzca un colapso gradual del sistema de electricidad y del sistema de surtido de agua potable, dijo desde Londres Diego Moya-Ocampos, analista para América Latina de IHS Markit.

“Este es el resultado directo de años de falta de inversión y mantenimiento en el sistema de generación y distribución de electricidad, que después de provocar incidentes e interrupciones en el servicio durante años, finalmente ha colapsado”, dijo Moya-Ocampos.

“Y Solucionar esta crisis requiere de grandes cantidades de inversión que son imposible de realizar en Venezuela bajo el actual contexto de riesgo país, habida cuenta que el régimen hoy no tiene acceso al financiamiento externo”, agregó

Fuente: ElNuevoHerald.com© de EEUU; Antonio María Delgado© Miami; servicio sindicado simple.
Nota del Editor: Sin menoscabo de los derechos de su autor, ElNuevoHerald.com©, Antonio María Delgado; Rss.

VNZLA © 2019  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, RNV, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.