Press "Enter" to skip to content

Juan Guaidó regresó a Venezuela, convocó a nuevas marchas y revive la presión contra Nicolás Maduro

Mientras estemos unidos, nada podrá detenernos», dice el titular de la Asamblea Nacional venezolana. Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor, Reuters©

El líder opositor Juan Guaidó, proclamado presidente interino de Venezuela, regresó este lunes a su país en medio de la expectativa y la tensión debido a que el régimen de Nicolás Maduro amenazó con ponerlo en la cárcel.

Varios embajadores europeos como de Francia, Canadá, Alemania, España y Holanda se presentaron al aeropuerto Simón Bolívar en Maiquetía para recibir al presidente encargado, Juan Guaidó, quien arribó las 12 del mediodía y pudo entrar al país sin ningún tipo de obstáculo. Pese a que la torre de control estaba militarizada y las instalaciones del aeropuerto estaban fuertemente custodiadas por diez tanquetas antimotines, el también presidente del Parlamento pudo pasar inmigración sin que lo detuvieran como habían amenazado previamente Nicolás Maduro y el número dos, Diosdado Cabello. Sonriente, saludó al personal de migraciones, se tomó fotos con ellos, lo mismo que había hecho con los tripulantes del vuelo que lo trajo desde Panamá.

El embajador de España, Jesús Silva, acompañó a Guaidó hasta la salida del terminal aéreo donde lo esperaba una multitud de seguidores. Las presiones internacionales, las nacionales y, sin dudas, el visto bueno de Maduro, lograron que retornara a la capital venezolana sin problemas.

Todos coincidieron en señalar la valentía y el coraje con que Guaidó desafió al régimen de Maduro para poder regresar a casa sin que le tocaran un pelo. Eso le mereció una entrada triunfal con vítores y aplausos a la plaza Alfredo Sadel de la caraqueña urbanización Las Mercedes.

Los caraqueños lo estuvieron esperando estoicos, pero a la vez nerviosos este lunes de carnaval durante tres horas bajo el sol ardiente del mediodía. No había seguridad de que volviera a casa sano y salvo por la amenaza de que Maduro lo iba a encarcelar por haberse ido de gira por 5 países de América Latina en busca de apoyo político: Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador.

No eran pocos los que pensaban que no podría llegar a esa tarima para hacer un balance sobre su gira y anunciar los siguientes pasos que la oposición va a dar dentro de la ruta trazada: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Lo primero que hizo Guaidó fue encaramarse en el andamio que sostenía la tarima para saludar a la multitudinaria concentración que había ido a la plaza para verlo. Su agilidad física entusiasmó al público joven. “Sabemos los riesgos a los que nos enfrentamos, pero estamos más fuertes que nunca. Seguimos en la calle. Seguimos movilizados”, fueron sus primeras palabras.

“Estamos en Venezuela, estamos fuertes. Seguimos adelante”, apuntó el presidente encargado de Venezuela. Reconoció que no fue un éxito el intento frustrado de pasar la ayuda humanitaria el pasado 23 de febrero. “Ese día le vimos la peor cara del régimen cuando obstaculizó los puentes y cerró la frontera, y además atacó y reprimió a la población civil con la Guardia Nacional, los colectivos y presos”, señaló.

Dijo que a los mandatarios que visitó en su gira les explicó que el problema de Venezuela no es de un régimen de izquierda o de derecha sino de un grupo de criminales que ha secuestrado la democracia del país. Pidió detener a los miembros de los “colectivos” (grupos armados que operan al amparo del régimen) y de los presos que hayan asesinado y masacrado a los indígenas pemones en la fronteriza Santa Elena de Uairén, frente a Brasil, para que sus crímenes no queden impunes.

Enumeró los logros de dos meses de lucha: el más importante es haber debilitado a Maduro y quebrado a los militares que lo sostienen. “Vamos bien”, reiteró, “Recuperaremos la libertad y democracia”, señaló. Y convocó a una nueva marcha el sábado en todo el país, para redoblar la presión sobre Maduro.

El hecho de que Maduro no haya ordenado su arresto es una victoria para la causa democrática, pero también un juego táctico del régimen: un escándalo mayúsculo hubiera estallado contra Maduro si eso ocurría. Guaidó creció como líder ante los ojos de los venezolanos, comentaron los observadores. Sus próximos pasos son hacer un llamado a los funcionarios y empleados públicos para que militen por la “causa democrática” y también insistirle a la Fuerza Armada Nacional para que abandonen a Maduro. “Seguimos con el cese de la usurpación”, dijo.

En la manifestación, bajo el so penetrante, Marilin Olarte, una enfermera de 25 años, dijo que esperaría a Guaidó “toda la vida porque representa una esperanza del cambio, un nuevo renacer y la libertad”. A su lado Piedad Muñoz, de 69 años, colombiana dijo que de “Venezuela no nos vamos a pesar de la crisis, estamos resistiendo y esperando que llegue nuestro presidente, queremos un cambio por el bien del país”.

Estados Unidos y la Unión Europea ya avisaron que cualquier medida que ponga en riesgo la libertad del dirigente opositor podría desatar una «respuesta fuerte» y una «gran escalada de tensiones».

Las autoridades judiciales no hicieron comentarios sobre la situación, pero el Tribunal Supremo (controlado por Maduro) a finales de enero le prohibió salir del país y le congeló sus cuentas bancarias y activos. Fue a pedido de la Fiscalía General, que le abrió un proceso por las protestas de enero.

El dirigente chavista Diosdado Cabello, titular de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, sostuvo que ya había un «comité de recepción» para Guaidó.

«No puedo pensar ni por un instante que la dictadura en Venezuela va a tomar preso a una persona que está actuando dentro de la Constitución», declaró este lunes el presidente chileno Sebastián Piñera.

En el mismo sentido se expresó el Reino Unido: el ministro de Exteriores Jeremy Hunt exigió a Maduro que garantice la «libertad y seguridad» de Guaidó. «El mundo está mirando», avisó.

Las movilizaciones a las que llamó el líder opositor en todo el país buscan elevar las presiones contra el régimen, que la semana pasada bloqueó el ingreso de ayuda humanitaria internacional.

En esas jornadas hubo enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad y grupos oficialistas armados que dejaron al menos 5 muertos y más de 300 heridos.

Mientras esto sucede, Maduro resalta en los medios estatales y las redes sociales las celebraciones de los carnavales.

Antes tuiteó sobre «las agresiones imperiales» que sufre Venezuela.

«Seguiremos llevando en alto la bandera de los pueblos libres que alzan su voz contra la injerencia imperial«, dijo.

Fuente: Clarin© de Buenos Aires; Ludmila Vinogradoff©; servicio sindicado simple.
Nota del Editor: Sin menoscabo de los derechos de su autor Clarin©; Ludmila Vinogradoff©; Rss.

VNZLA © 2019  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, RNV, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.