Press "Enter" to skip to content

Aviones y Poder

Logro resistirlo todo, salvo la tentación.
Oscar Wilde

Nicolás, entretenido. Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Lejanos están los tiempos en que el caballo era sinónimo de estatus, de poder, de distinción. A cada hombre poderoso le correspondía su caballo identificador: Bucéfalo, Babieca, y hasta el escuálido Rocinante, fueron expresión de mando, de poderío, de potestad. La Edad Media acogió a los caballeros en mesas y tablas de diferente formato; ser ungido caballero por el Rey era una distinción muy codiciada. Hoy el término quedó para ser usado como expresión de respeto y cortesía que practican meseros y vendedores de ropa masculina.

El siglo XX, como producto de la Revolución Industrial, privilegió el coche, el auto, el carro, como señal de empaque, de estilo. Ricos y poderosos se valen de los automóviles pera demostrar poder y riqueza; los Jefes de Estado compiten por el disfrute de coches blindados, cómodos y seguros que reciben –como los caballos del pasado-, epítetos que ilustran su prestancia: la bestia estadounidense, o los imponentes coches de los mandatarios de Rusia o Corea del Norte intimidan al más valiente.

Otro tanto ocurre con los aviones, las revistas deportivas, de moda o de negocios, acogen en sus páginas las fotos de los aeroplanos en los que se desplazan con sus numerosas comitivas. Artistas, deportistas, hombres de negocios, invierten ingentes sumas de euros, rublos o dólares en las aeronaves que los llevan raudos y sin pérdida de tiempo, de un lado a otro del planeta.

Los mandatarios no se quedan atrás, en su afán de demostrar poder e imperio, también cuentan con aviones lujosos y sofisticados que son la envidia del ciudadano de a pie, del pueblo llano. Tan pronto llegan a ejercer posiciones de mando sustituyen los viejos aparatos por nuevos palacios flotantes en los que el cuero, las maderas finas, los escudos oficiales y los más modernos adminículos electrónicos, acompañan a pilotos experimentados, azafatas o sobrecargos seleccionados con espartano rigor, todos contribuyen a que los vuelos de los presidentes, primeros ministros, jeques o reyes combinen a perfección el placer con la obligación, incluso si llega un bisoño que lo pone en venta por twitter.

Hasta los más austeros socialistas de allende y aquende, del Primero y del Tercer Mundo, sucumben a la tentación del coche oficial, del avión presidencial, a fin de ejercer las funciones para las que fueron electos o designados. Prontamente se acostumbran a las prebendas del cargo y sin vacilación –arguyendo incluso razones de seguridad nacional-, usan y abusan de la flota de aviones y helicópteros para con su familia, evitar la carretera, así se trate de un viaje corto que no amerita el despliegue de tantas alas y hélices para demorarse más despegando y aterrizando que volando para llegar a tan cercano destino. Otra vez con Wilde, los tentados gobernantes entienden que:

“La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella”.

por Enrique Viloria Vera

VNZLA © 2018  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to Google, Yahoo, CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, RNV, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.