Press "Enter" to skip to content

La Madura Llaneridad

La culpa la tiene el llano.
Guillermo Jiménez Leal

«El Designado baila salsa de nuevo, se acopla con la primera, consulta y convoca a cadena otra vez. Anuncia con revolucionario y visible orgullo que decreta el mes de la fidelidad..» Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

19 de marzo, día de San José, Patrón de los carpinteros, Padre putativo de El Redentor, marido de María, yerno de Ana, no se conoce aún el nombre del suegro del santo. Hay fiesta en Elorza y guateque en Miraflores.

En el pueblo suenan entusiastas el arpa, el cuatro y las maracas; un cantor fogoso afina la atiplada voz para iniciar el jolgorio; en palacio resuena la salsa brava, retumban los cueros del bongó y la tumbadora de Pan con queso. El Designado está contento, es el único ciudadano feliz en la infausta bolivariana república, porque todavía no se ha medido en las postergadas y más postergadas elecciones. Danza febrilmente, invita a la Primera Combatienta a echar un pie, se mueve de un lado al otro, hace filigranas con su robusto cuerpo, suda, se burla de todo y de todos, y entre uno que otro compás, escucha de nuevo el trino, la voz del pajarito, de su comandante Supremo y Eterno que le aconseja que tome alguna decisión trascendental. Cavila, piensa un rato, se sonríe y consulta a la primavera y ¡saz! convoca una cadena nacional de radio y televisión.

Entre bombos y platillos, ya maquillado y secado el sudor del rostro, anuncia la epifanía, la buena nueva que remueve a la opinión pública nacional y mundial: decreta que el 19 de marzo será el día de la llaneridad, en homenaje a la fiesta de Elorza, y en justo reconocimiento al coplero mayor del llano, quien desde su cuartel de la montaña aprueba, agradece y celebra la decisión de su valido.

Pero no todo es consenso, de uno y otro lado del PESÚ se alzan voces regionales de protesta. La elegante ministra penitenciaria reclama el día de la andinidad y pide a gritos que lo aprueben en justa reconocimiento a su excelsa labor para que Venezuela tenga verdaderas cárceles modelos, ejemplo a seguir e imitar. El moreno ex vicepresidente, exige que se acuerde el día de la barloventinidad para compartir el honor con Negro Primero y la Negra Hipólita.

Desde el oriente del país se escuchan voces de protesta por la ausencia de un día consagrado a la orientalidad que muy merecidamente debería ofrendarse al militante de los ojos bonitos. Guayana no se queda atrás y demanda el de la guayanidad para honrar al prócer que tiene nombre de siderúrgica.

El Designado baila salsa de nuevo, se acopla con la primera, consulta y convoca a cadena otra vez. Anuncia con revolucionario y visible orgullo que decreta el mes de la fidelidad, y que muy pronto las cenizas de El Caballo serán traídas al país para enterrarlas al lado de El Libertador, mientras se construye otro Panteón Nacional. Nuevamente se alzan voces de protesta en el seno del oficialismo por parte de aquellos que reclaman también un mes para la raulidad.

El Designado baila, suda y cavila considerando muy seriamente que el 2018 sea decretado como el año de la putinidad.

por Enrique Viloria Vera