Press "Enter" to skip to content

La olla está hirviendo

Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

Mientras tanto, el país se sigue cayendo a pedazos, y los mismos son recogidos por los chinos, los rusos, los vivarachos de medio mundo, los colonos cubanos y la boli-plutocracia.

Tal expresión se está escuchando con creciente frecuencia en la Venezuela golpeada del presente. Y quiere decir, desde luego, que la situación está que arde, que la realidad anda en calores de ebullición, que la cosa, en dos platos, se hace inaguantable. Y se trata de una percepción justa y legítima, porque la olla, en verdad, sí está hirviendo…

En nuestro país, 8 de cada 10 personas coinciden en evaluar la actualidad como mala y las perspectivas como peores. “Estamos mal y vamos peor”, podría ser la sucinta conclusión. Lo que significa que la mecha de la olla se prendió hace tiempo, al menos el suficiente para que el conjunto de los venezolanos esté hirviendo de angustia y de rechazo con respecto al día a día de la complicada vida de la nación.

Todo esto ayuda a explicar por qué el desgobierno de Maduro se hace tan calamitoso. En el oficialismo le tienen mucho miedo a la presión popular, y esto hace que no puedan salir de la trampa de su propia demagogia. Y mientras el desgobierno, desgobierna más, entonces se agrava la crisis, se profundiza y extiende el malestar, se acuerpa la temida presión popular, y todo se vuelve más peligroso.

El caso del anunciado y diferido aumento del precio de la gasolina, demuestra lo tortuoso de la calamidad. Maduro y los suyos proclaman que debe “ajustarse” la gasolina, que el Estado pierde miles de millones de dólares al subsidiarla, que los proventos del “ajuste” se destinaran a las “misiones”, etcétera. Se arma un alboroto con el tema, las encuestas registran su vasta impopularidad, y Maduro y los suyos no sólo se echan para atrás, sino que alegan que todo fue una conspiración de la derecha…

Mientras tanto, el país se sigue cayendo a pedazos, y los mismos son recogidos por los chinos, los rusos, los vivarachos de medio mundo, los colonos cubanos y la boli-plutocracia. Si Rómulo Betancourt escribió sobre la “República en venta” de los tiempos de las concesiones gomecistas, hoy se podría hablar de la “República en liquidación”, porque la hegemonía roja y su desgobierno están liquidando todo lo que encuentran por delante.

Semejante descalabro, a pesar de que el barril de petróleo se cotiza en 100 dólares, tiene que calentar las ollas de la mayoría de los venezolanos. La olla está hirviendo, comentan en la calle. Y aunque hervir no es explotar, si puede serlo si sigue subiendo la temperatura del hervidero nacional.

Fernando Luis Egaña

VNZLA © 2020  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.