Press "Enter" to skip to content

El fondo de la crisis

Hoy en día, una mayoría muy amplia de los venezolanos considera que el país está mal y va para peor.

Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Las crisis nacionales pueden no tener fondo. Pueden prolongarse y ahondarse de manera indefinida hasta que la nación termine como un cascaron vacío y, con todo y eso, continuar. Por ejemplo Somalia.

Pero las crisis tienen umbrales. Tienen encrucijadas. Realidades específicas que producen determinados efectos. Situaciones particulares en los procesos de crisis que pueden condicionar el futuro, incluso de una forma muy diversa y hasta contraria.

Para mal, en el sentido de encerrar la crisis en un círculo vicioso. O para bien, en el sentido de hacer reaccionar las fuerzas latentes de la nación y producir un cambio político que abra la posibilidad de salir de la crisis.

Creo que Venezuela se encuentra en uno de esos umbrales. En una de esas encrucijadas. En una de esas situaciones o realidades que pueden marcar con fuerza sus próximos tiempos.

Hoy en día, una mayoría muy amplia de los venezolanos considera que el país está mal y va para peor. Estamos hablando de una mayoría cercana al 80% de la población. Y esa consideración se relaciona, sobre todo, con lo económico y también con la inseguridad o lo social.

Y se trata de una percepción justa, porque, en efecto, Venezuela está sumida en una mega-crisis de tal profundidad y extensión que pone en riesgo su propia viabilidad como país independiente.

Este contexto plantea, por lo menos, dos opciones. Una, que no pase nada o casi nada; que todo siga cómo va y por dónde va, que la resignación y la desesperanza terminen de dominar la vida nacional, y que la hegemonía roja prosiga su depredación despótica hasta quién sabe cuándo, porque el subsuelo venezolano es ubérrimo. En esa opción, Venezuela se ira vaciando por dentro, de recursos humanos, de recursos financieros y de recursos naturales.

Otra, que se pueda constituir una alternativa de cambio y de gobernabilidad, que promueva la conciencia de que es posible un país muy diferente al sojuzgado por la hegemonía, y de que esa posibilidad o se construye ya o deja de ser posibilidad. Ello quiere decir, que el fondo de la crisis, en verdad, depende mucho más de nosotros, del conjunto de los venezolanos que la padecen, que de cualquier otra variable política, económico-social, o incluso militar.

El fondo de la crisis se encuentra en la capacidad de respuesta de la nación agobiada por la crisis. Por eso, lo que tenemos que plantear es sí estamos fortaleciendo o debilitando esa capacidad.

Fernando Luis Egaña

VNZLA © 2020  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.