Press "Enter" to skip to content

La procesión por fuera

Caricatura tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor ABS©
Caricatura tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor ABS©
La procesión oficialista ya no es sólo por dentro sino también por fuera. El descontento, las críticas, los reclamos, las denuncias, las acusaciones, las amenazas y las sanciones, no son ya a la chita callando o como diría Giordani a sottovoce. No. Ahora la crisis es pública, notoria y comunicacional. Y la cosa parece estar empezando, es decir empezando a ventilarse sin tapujos, porque los conflictos son tan viejos como vieja y marchita es la llamada “revolución bolivarista”.

Al respecto, no comparto la idea que el origen de todo sea una confrontación ideológica, por la sencilla razón de que la hegemonía no tiene una ideología definida y no creo que eso importe mucho, más allá de la retórica propagandística o los cuentos para la galería. Lo que no quiere decir, desde luego, que el “ñangarismo” no sea una realidad casi antropológica en ciertos sectores de la jerarquía oficial, pero eso es más una manera arcaica y resentida de ser y pensar, que una ideología.

Lo que en verdad debe contar es la lucha por el poder, y en particular por el control de la renta petrolera, de las divisas, de las reservas, de los fondos chinos y demás fondos. Y la razón es muy sencilla, quien controle los petrodólares controla la hegemonía. Maduro, los hermanos Castro Ruz, Cabello, Ramírez o Giordani lo saben muy bien, y actúan en consecuencia. A este último lo excluyeron no por ortodoxo sino por intratable a la hora de abrir algunas válvulas para oxigenar el sofoco de la catástrofe.

Algunos de sus amigos le están secundando en el deslinde, y la discordia con Maduro cunde en portales y redes sociales afectos al oficialismo. Hay muchos chavistas que protestan sinceramente por la avasallante corrupción, lo que no deja de ser curioso, porque eso los hace parecer extraterrestres… Y es que la depredación de los recursos públicos está en la carga genética de la satrapía. Y es muy difícil de entender que luego de 15 años es que se vengan a dar cuenta…

La magnitud de la crisis que agobia a Venezuela es un catalizador de los conflictos “endógenos” del oficialismo. Para muchos, la hegemonía es la especie y Maduro es el género, por lo que no están dispuestos a sacrificarse por el sucesor, sino exactamente lo contrario. Para otros, el continuismo del poder pasa por ganar algo de tiempo, lograr algunos préstamos del exterior y medio tapar algunas troneras.

De eso se trataría la “reestructuración total” o la “sacudida completa” que anuncia Maduro como antesala del “III Congreso del Psuv”. Repito, la procesión va por dentro y por fuera, y mientras más se pelean los rojos, más se conoce sobre la demencia destructiva que ha imperado e impera en nuestro país.

Fernando Luis Egaña

VNZLA © 2020  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.