Press "Enter" to skip to content

Un respirito para Maduro

Imagen tomada de la Web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Imagen tomada de la Web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

El que Venezuela se esté cayendo a pedazos, no lo duda casi nadie, incluyendo a buena parte de los partidarios del oficialismo, muchos de los cuales consideran que Maduro es prescindible con tal de mantener la hegemonía roja. Ante un panorama tan deteriorado, un tema que le da un cierto alivio al sucesor es la división de la oposición. División que ahora se formaliza, no sólo en grupos o corrientes sino también en estrategias y propuestas.

Ello no quiere decir, desde luego, que el conflicto interno de la oposición sea un factor decisivo en la ecuación del poder en nuestro país. Bien se sabe que la capacidad efectiva de la plataforma opositora es muy limitada, sobre todo cuando se asienta en el “contexto institucional” de la hegemonía que, precisamente, no tiene reglas claras e igualitarias, sino pura voluntad despótica o arbitraria, aunque a veces empaquetada con habilidad.

No obstante, una unidad interna de la oposición sí podría tener un peso importante en la trayectoria venidera de la situación venezolana, siempre y cuando dicha unidad se empeñara en arreciar la lucha para defender los derechos democráticos y para promover un cambio sustancial, tanto desde la dinámica electoral como desde la dinámica de las protestas socio-políticas.

Ojalá y ello fuera así, pero eso no se puede asegurar. Las perspectivas diferentes y las distintas consideraciones sobre la naturaleza del régimen imperante en Venezuela –desde que es un mero mal gobierno hasta que es una dictadura totalitaria–, afectan seriamente la posibilidad de la unificación opositora, así como también afectan las consabidas competencias, rivalidades y los desencuentros del 2014, sobre todo en relación a “La salida”, y al “diálogo”.

La división debilita y una oposición más debilitada es susceptible de ser más acosada y reprimida, tal y como se puede constatar a través de la arremetida en pleno despliegue. Arremetida contra dirigentes político-partidistas, líderes estudiantiles, editores y periodistas, académicos críticos, y voceros de movimientos sociales. Y todo indica que la arremetida continuará, porque la hegemonía no quiere desaprovechar las tensiones dentro de la oposición.

Es un contrasentido que mientras el país se cae a pedazos, mientras crece y crece el rechazo al poder establecido, mientras el 80% de los venezolanos aprecia que las cosas van mal en Venezuela, una buena parte de la oposición parezca estar más preocupada por las posiciones internas que por la lucha para reconstruir el país. Un contrasentido que supone un respirito para Maduro. Un contrasentido que esperemos sea superado.

Fernando Luis Egaña

VNZLA © 2020  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.