Press "Enter" to skip to content

Cómo llegó la noche

Leopoldo López, un prisionero de conciencia. Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Leopoldo López, un prisionero de conciencia. Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

En pocas palabras

Un impúdico juicio que no permite a los acusados presentar pruebas ni testigos, montado sobre testimonios de agentes de los cuerpos de represión del Estado y bufas “interpretaciones semiológicas”, es una copia calcada de prácticas que los cubanos padecen desde hace 55 años. Una jueza que sigue al caletre el libreto preparado por la fiscalía, es una reproducción fiel de los vergonzosos juicios sumarios que condenan a los disidentes en Cuba. Allá, los jueces recitan el guión elaborado por los prevaricadores de Castro. Otro componente de estos procedimientos es extenuar físicamente y mentalmente a los acusados. Recordemos cómo este recurso les fue aplicado a Ivan Simonovis y demás oficiales de la Policía Metropolitana, obligándolos –con miserables excusas- a centenares de penosos viajes a un tribunal en Maracay, como una manera de magullar sus fuerzas físicas y morales.

Esta semana, a Leopoldo López y a los jóvenes Marco Coello y Cristian Holdack, se les aplicó el castigo de la vigilia. Innecesaria, pero intencionalmente, se alargó la audiencia hasta las tres y media de la madrugada para anunciarles la decisión ya pre-cocida de mantenerlos presos. Una práctica que recuerda el aberrante juicio al ex comandante Hubert Matos a finales de 1959, narrado detalladamente en su libro autobiográfico titulado Cómo llegó la noche. Sometido a una audiencia de casi 24 horas, para escuchar toda suerte de fabricadas mentiras, incluidas las del testigo de cargos, nada menos que el propio Fidel Castro (¡su testimonio transmitido en cadena nacional!), a Matos, agotado, solo se le permitió presentar sus alegatos a las cinco de la madrugada. La misma saña para nuestros prisioneros de conciencia, en manos de una magistratura que, dócil y adocenada, aplica la tecnología del terror judicial comprada “llave en mano” a los patrones extranjeros del proceso revolucionario.

Ramón Peña

VNZLA © 2020  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.