Press "Enter" to skip to content

El espía que llegó de Medellín

Imagen tomada de la Web; sin menoscabo de los derechos de su autor.
Imagen tomada de la Web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

Y las personas con obsesiones -reflexionó Bond- son ciegas ante el peligro. Incluso coqueteaban con él de una manera perversa.
Ian Fleming

 

Los venezolanos del siglo XX estábamos acostumbrados, habituados, al celebérrimo y familiar espía margariteño de apellido Salazar, a quien todo el mundo conocía y nombraba por su oficio asaz evidente en una paradisíaca isla de peñeros sin secretos ni discreciones.

Los súbditos bolivarianos del siglo XXI asistimos estupefactos y abrumados a la multiplicación de espías masculinos y femeninos que buscan horadar el suelo del Patria – ¿cómo se hubiera denominado a Mata Hari en esta revolución de insignes camarados y camaradas?: ¿espiona? En fin más allá de los cuestiones de género, el soberano asunto radica en que ya no es sólo la CIA, el FBI, la DEA, la INTERPOL, el M – 15 ó 16, el NSIAS, la AISI, el MOSSAD, la DGSE o la CSI, los que tienen gentes, ojos y escuchas en los predios de la intachable e inocente Revolución Bolivariana. Esos desalmados imperialistas no le da ansiada tranquilidad a nuestro acongojado presidente obrero para que comience a gobernar, y mucho menos a sus excelentes funcionarios de contraespionaje nacional e importado, prioritariamente ocupados en infiltrarse y dinamitar la rebelión juvenil, no estudiantil ¡ojo! porque los estudiantes presos en nuestras cárceles o en ¿libertad? condicional son menos que toda la población amerindia venezolana.

Resulta y ocurre nos informan los informados, que los zamuros que destruyen los costosos aviones y helicópteros rusos en pleno vuelo, las iguanas que se comen los cables de alta tensión, los cocodrilos que paralizan pozos petroleros, los rayos inclementes destructores de terminales y refinerías, en fin, que los cachicamos, guacharacas y pericos, son – con toda evidencia antillanamente confirmada – los nuevos instrumentos de una nueva Guerra Asimétrica de rango 6, comandada por un obstinado y perverso agente antioqueño que no está registrado en la nómina de la eficiente ANIC de la hermana república: ¡es un mercenario vea!

Algunos de nuestros más avispados funcionarios destacados en Interiores y Justicia han podido acercársele y observar su conducta durante sus ocultos actos públicos: comentan – bien enterados del enemigo y sus menesteres – que es pequeño de estatura, un obsesionado por la democracia; baila vallenato, porta sombrero típico y guayabera cartagenera, bebe arguandietico en chivas decoradas – ya no es de los muy Santos – , y nunca el consabido vodka – Martini; cuando se presenta – ahora en su ansiado retiro tropical – dice con inconfundible acento paisa:

¡Mi nombre es Álvaro…Álvaro Bond!

Enrique Viloria Vera

VNZLA © 2020  VENEZUELA Abreviada | IP of gamaniel.com | Style by BS
Legalidad: VNZLA, en esencia propiedad intangible, se somete a la jurisdicción estadounidense y se escoge a las cortes del Estado de California a los fines de dirimir cualquier controversia.  Disclaimer: VNZLA is an intellectual property in the web, it is not affiliated to CNN, CBS news, BBC, ElPais, ABC.es, any major newspaper around the world or other news organization. The content sources are from private individuals or from the public domain through RSS feeds.